Café instantáneo

Deseo que pronto llegue la lluvia

que cambie el clima para poder batirte un cafecito

quedarnos hasta el mediodía

juntos en la cama.

 

Tantas veces escribí sobre el encierro

sin conocerlo realmente

hasta el día en que prohibieron a la gente

salir de su casa.

 

Por las dudas dejo la puerta sin pasador

aunque pensándolo bien

no tengo del café que se bate

ni azúcar.

Chila

En Rosario

medio invisible

caminabas como perdida

buscando alguna respuesta.

 

Yo me tiraba en la ducha con la puerta abierta

mientras desde el comedor

me contabas de tu fascinación

por esa novela de Manuel Puig.

 

Fumabas conmigo cada tanto

bailabas poseída

y te gustaba escucharme cantar.

 

Antes que otra cosa

fuiste poesía

pasajera de versos propios

y ajenos.

 

 

 

Salvoconducto

Una semana en que la soledad impuso su reinado

la ciudad se detuvo

su majestad se pasea airoso.

 

Tengo té de ensueños

servido en una taza con platito

una asfixiante necesidad de abrazar.

 

Imagino salvoconductos posibles

mientras se pierde la ilusión de un jueves

cuando llega la noche

y no estás.

 

Cada dos horas

le doy una nueva vuelta al torniquete del caño

para evitar el goteo

de la pérdida.

Hablando italiano

Te tiro algunas frases en italiano

como intentando crear un aire de cercanía

y hacerte reír

como si estuviésemos juntos.

Tirados en la alfombra

tomando café en un tazón

con alguna de esas galletitas de algarroba

que solo te gustan a vos.

Nuestros amores

la ironía descarnada

las risas

los rincones

la distancia

el miedo.

Los abrazos en silencio

el encierro

la muerte

la cuerentena

la vida.

Cuando llueve

A veces los engranajes

funcionan correctamente en coordinación asombrosa

otras

irrumpe un tornillo perdido

detiene todo el proceso de forma intempestiva.

 

Dibujar círculos de color naranja

superponerles cuadrados verdes

triángulos azules

líneas rectas amarillas en diferentes direcciones.

 

Escribir la propia sopa de letras

dejar los crucigramas vacíos

rellenarlos con palabras equivocadas.

 

Espirales que se suceden

uno detrás de otro

como apilados minuciosamente.

 

 

Changes

Insististe con mi cumpleaños

hiciste una torta de crema con cerezas

llenaste la pileta con velas flotantes

pensé en los deseos.

 

Pusiste en un sobre marrón

un fragmento de Rayuela

leí detenidamente

me perdí entre los hilos de baba.

 

Agarré un manojo de globos de colores

para cantar Changes de Bowie

aunque solo me sepa el estribillo

estoy cambiando.

Violeta y Alfonsina

Cuanto me enseñaron

al llegar todas las mañanas

y entretenerme con sus delirios de actriz

de poetisas

o de locas.

 

Mujeres cantoras

de amores sencillos

se escondían en la estación de trenes para fumar

y desde adentro de un vagón abandonado

me gritaban

descalzas.

 

Entre mujeres

hombres

mujeres

dando bocanadas de humo

así

como sin miedo.