Los poemas

Inmóvil en lo espeso

imaginando Calabria y Roma

con los ojos entreabiertos

sin poder decir adiós.

 

No se

que tan loco o borracho

puedo llegar a estar un martes a medianoche

prendiendo velas a los santos.

 

La esperanza del otoño está siempre viva

las películas

los tangos

los poemas.

Cuando llueve

A veces los engranajes

funcionan correctamente en coordinación asombrosa

otras

irrumpe un tornillo perdido

detiene todo el proceso de forma intempestiva.

 

Dibujar círculos de color naranja

superponerles cuadrados verdes

triángulos azules

líneas rectas amarillas en diferentes direcciones.

 

Escribir la propia sopa de letras

dejar los crucigramas vacíos

rellenarlos con palabras equivocadas.

 

Espirales que se suceden

uno detrás de otro

como apilados minuciosamente.

 

 

Changes

Insististe con mi cumpleaños

hiciste una torta de crema con cerezas

llenaste la pileta con velas flotantes

pensé en los deseos.

 

Pusiste en un sobre marrón

un fragmento de Rayuela

leí detenidamente

me perdí entre los hilos de baba.

 

Agarré un manojo de globos de colores

para cantar Changes de Bowie

aunque solo me sepa el estribillo

estoy cambiando.

Violeta y Alfonsina

Cuanto me enseñaron

al llegar todas las mañanas

y entretenerme con sus delirios de actriz

de poetisas

o de locas.

 

Mujeres cantoras

de amores sencillos

se escondían en la estación de trenes para fumar

y desde adentro de un vagón abandonado

me gritaban

descalzas.

 

Entre mujeres

hombres

mujeres

dando bocanadas de humo

así

como sin miedo.

El, ella y el

El

ella y el

Deambulan en zapatillas gastadas

por las calles vacías de la ciudad

y se emborrachan los viernes

para ver películas de autor.

 

El

ella y el

están presos entre los celos y el miedo

y en una cama el universo entero los mira

cautivos de tres bocas.

 

El

Ella y el

Intentan no morir de ausencias

se desnudan con vergüenza

y ríen.

Cigarettes After Sex

Cada vez que compartimos un vino

termino bailando solo en la cocina

medio ridículo

despeinado.

 

Una pila de almohadones en el piso

esperan por la ceremonia

de las mismas canciones

y los besos en la frente.

 

No me apartes la mirada

cuando te menciono los secretos

o te pido un cigarrillo.

Solapa

Hago magia por las tardes

me doblo como solapa de libro

o me tiro a escuchar música

al lado de la mesa ratona

la del living

la blanca.

 

Pienso en los fantasmas

que habitan tu pieza

y por las dudas

mantengo la puerta cerrada.