De a ratos

El ovillo nos acerca
como en una danza ancestral
se desliza
entre la cintura de los dos
y nos liga
con lo calentito
y lo húmedo.

el silencio
se presenta boca arriba
haces un bollito con lana
y me lo vas metiendo
todo entero
en la boca

el latir de la respiración
me ahoga
mientras no
no respiro