Los “Pero”

Cada vez que me levanto dispuesto a salir

el “pero” me respira en la nuca con una fuerza tan grande, tan enorme

que en lugar de alas, en los pies me crecen zancos de madera pesada.

Despreciable, jodido

se inmiscuye en casi todas las acciones del día

boicotea sin parar y resuena en los tímpanos

como las voces finitas.

Visitar a mis amigos, pero la lluvia

ir hasta la verdulería a comprar espinacas, pero el efectivo

dejarse querer, pero tener muy poco para dar.

Entonces me escapo por ese ventiluz que me cuenta del mundo

pienso que no recuerdo el último beso que me diste

O que me diera nadie.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s