Todo por un botón

Si pudieras ver más allá de los pliegues de tu nariz

entenderías que ese botón suelto de mi pantalón azul

que deambula entre los cajones de mi mesa de luz y la cómoda

representa más que una demanda afectiva.

Entre tus planes no está coser mis ropas

reír despanzados en las barrancas por alguna boludez

escucharme mientras me contradigo quince veces al día.

Y hay rituales que se repiten en la casa

O en cada esquina con semáforo

sin permiso ni recurrencias horarias

están ahí para recordarme tu existencia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s