Empezar de nuevo

Los platos olvidados en la alacena

reservados para las visitas como el licor

parches que se despegan de su corazón

cicatrices de una maternidad deseada

y no tanto.

Tocar la piel de un hombre

simular distracción mientras planea venganza

dar rienda a sus ganas

estancarse en los rulos del miedo.

El vino en el suelo como presagio

las cruces de buenaventura en la frente

banderas sostenidas por maxilares

sueños que aguardan ser desterrados.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s