Plano medio corto

Ojos traspapelados en alguna perdida bitácora

dolientes

suspendidos

enmarañados en la desnudez.

 

El trípode en el borde de la cama

intentabas un plano entero mientras me hacías preguntas

poesía, vacíos existenciales, locura

no recuerdo.

 

Me prendí un pucho

se detuvieron las miradas en una mezcla de deseo

y hostilidad

hundiste uno de tus dedos en mi boca

embebido de miel prístina.

 

Sombras humeantes

restos de bebida en las copas

amanecer extasiado un domingo

oliendo tu cuello, detrás de tu oreja.