Salir del molde

Dos veces no

te refriego el capricho en la nariz

percibo el gusto de ver tu enojo asomarse

salirse del molde y empujar hacia tus ojos.

 

Mi lenguaje se torna lacerante

espejado me hiero para sentir

lo que hay de vos en mí

o viceversa, vaya a uno a saber.

 

Y es que a veces extraño tanto que podamos pelear

desafiarnos a querernos más

discutirte y enojarte

como hamacarnos en la orilla.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s