Cuando nada es todo

Sobresaltado abrí los ojos

Descubriendo una tarde de domingo aplastante

Catalogando mis horas inocuas

me encuentro aturdido

Nuevamente en un suplicio laberíntico

no me importan los pajaritos

los postres dulzones

los zoquetes de colores esparcidos por el living

los duendes precipitados

que se resguardan de mi mirada

tras los inciensos de lavanda y miel

 

Como no experimentar el horror

de un lunes que sobreviene del pasado

y me arrebata mis últimos tiempos vacíos

tiempos tan atestados de nada

cuando nada es todo

me aferro a ella vigorosamente

como quien no quiere ser salvado

los sentidos se enmarañan

mientras gozoso contemplo

que nada es leerte

y escribirte

cansarme los dedos de tanto tipearte

en un teclado desvencijado y ambiguo.

Una respuesta a “Cuando nada es todo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s