Baires

Ciudad atestada de estímulos apreciados

Efectivo placebo momentáneo

Para relegar el olor a destino trunco que intuyo

En la ausencia de nuestra coincidente obsesión.

Artificio de gran urbe latinoamericana

Fascina  la decrepitud con la cual los porteños peregrinan

Los veo desteñidos en el subte y apestan

A empleo mediocre y mal pago.

Me agota la sensación siniestra y rápidamente

Me vuelvo uno más, con mi desolación a cuestas.

Los miro con condescendencia provinciana

Intento creer que alguna de esas personas

Logra llegar a su casa y sentirse especial

Y hasta pueden brillar en el universo de sus ilusiones.

Imagino detrás de cada par de ojos abatidos

Las posibles madres que han cobijado su niñez

Las caras reflejan una progenitora específica

Protectora, amorosa, cálida

Fría, cruel, violenta

Absorbente, asfixiante, castradora

Indiferente, errante, quizás loca.

¿Serán capaces de brindar amor

Esas figuras humanas de palidez perpetua

Que circulan en subte?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s