Carne como adjetivo

No creí posible

adjetivar el campo con la palabra carne.

Metáfora y metonimia

resultan aquí poco apropiadas.

Los recursos literarios devienen

impulsivos, primarios, instintivos.

Los animales de la granja, en celo

Los silvestres, jadean a nuestro ritmo

y danzan nuestra coreografía ritual.

Las actividades diarias, fuertemente rutinizadas

demandan atención permanente.

Resisto contra ese mundo y me vuelvo creativo

descubro mil formas de tomar el mate amargo

que restituye las miradas.

Carqueja, menta, burro y boldo

Me satisface cuando identificás

las hierbas con una sonrisa.

Las treguas al goce y a la piel

resultan necesarias para volvernos humanos.

Tácitamente jugamos una partida

sin haber establecido las reglas.

Mezcla sudorosa, básica

de un verano extremadamente cálido

rodeados de monte nativo y salvaje

donde campo, se adjetiva carne.

5 respuestas a “Carne como adjetivo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s